Liliane, madre primeriza a los 45, nos cuenta su experiencia

Hoy os presento a Liliane van der Plassche, una mujer que conocí a través de una aplicación para promocionar mi taller de Abdominales Hipopresivos hace casi un año. Me impresionó su fortaleza, tesón y su gran personalidad. Desde aquel primer taller, se ha convertido en una incondicional en mis eventos Fit y la admiro muchísimo. Hoy nos cuenta su historia y espero que disfutéis leyéndola tanto como yo haciéndole la entrevista.

Liliane es una habitual en mis Master Class de Pilates

​¿Cuánto tiempo hace que llegaste a Barcelona?
Ya hace más de 40 años…

¿Te adaptaste bien?
A los 10 años, los niños se adaptan muy bien al sol, a la playa y al buen tiempo. Bromas aparte:
fui a un colegio francés y me adapté perfectamente. Mi madre era guía turística en Barcelona y estábamos muy introducidos con la cultura de aquí.

​¿Vas mucho a Bruselas?
A los 18 años me fui 2 años a Bruselas para decidir si me gustaría más vivir ahí. Podría haber entrado en el Parlamento Europeo con mi prima, pero finalmente volví porque echaba de menos a mis amigos y mi núcleo familiar. Lo pasé genial ahí. Fui a Londres, Ámsterdam, París, a la costa. Es tan fácil viajar desde Bélgica. Ahora, una vez al año o voy yo, o viene mi familia belga a España. Estoy muy orgullosa de mi familia, estamos muy unidos, aunque nos veamos poco. Eso sí, mi prima tiene un nivel de vida mucho mejor que el mío, pero no tiene ni el sol ni la alegría de aquí. ¡¡¡Me lo dice siempre cuando me quejo!!!

​Fuiste madre primeriza después de los cuarenta, ¿cómo era tu vida entonces?
​A los 40 años rompí mi relación, porque sentía que no avanzábamos. Me vi en plena crisis de los 40. Al mismo tiempo, falleció mi madre y me quedé encerrada en casa varios meses. El primer día que salí, tuve un flechazo, luego vino un embarazo utópico y todo se complicó. Me dijeron que ya solo quedaba el in vitro por mi edad y sin una trompa. No conseguí convencer a mi pareja, así que poco a poco fui abandonando el tema.

Cuando me relajé y acepté mi frustración, llegó mi mejor regalo: un embarazo y una preciosa hija

¿Por qué decidiste dar el paso a ​los 45 años?​
A veces tú no lo decides.  A los 30, tenía claro que no quería ser madre: quería ser libre, aprender, divertirme y conocerme.

​​¿Cómo fue tu embarazo?
Nunca me encontré tan bien y con tanta energía. Me veía resplandeciente. Un día antes de mi cesásera concertada ¡¡¡hice una clase de Pilates!!! Tuve mucho miedo con la amniocentesis, porque había mucho en juego. Tenía claro que haría todas las pruebas, porque quería un/a niño/a sano/a.

Mi hija me llena de alegría

¿Cómo fue el postparto?
Fue fácil. Creo que lloré solo un día diciéndome a mí misma ‘no sé si podré yo sola con todo esto’. Era una mezcla de emociones, hormonas y mucho cansancio. ¡Y tanto que pude! Al mes y medio, me fui con mi baja maternal unos meses a casa de mi pareja en Ibiza, luego aproveché para viajar a Mallorca, Alemania, Bélgica, EEUU, para presentar a mi tesoro. En un largo vuelo, me aplaudieron porque mi hija no lloró ni un instante y eso en parte era porque su mamá transmitía felicidad y tranquilidad.

¿Tardaste mucho ​tiempo ​en recuperarte?
No, porque no engordé apenas con el embarazado e hice mucho Pilates. Además, con el estrés del día a día adelgazas a la fuerza. Es emocionante e íntimo dar de mamar, pero estar enganchada todo el rato para amamantar ¡¡¡a veces me desesperaba!!! Con una baja maternal, con un bebé que deseabas y viajando tanto ¡me sentía bien en cada momento!

Actualmente, estás sin pareja.
Cuando mi hija cumplió los 3 años y medio decidí separarme. Lo intenté todo para solucionarlo, todos deseamos una familia unida y feliz. Quiero mucho a su padre, pero la convivencia era insostenible.

Tu experiencia como madre separada…
Es duro, agotador y te sientes atrapada. Pero luego te organizas y no paras de hacer cosas con tu hija, con otros padres y otros niños. Me apunto a todo sin tener que dar explicaciones y el resto del tiempo sigo con la rutina y estabilidad para mi hija.

¿Has tenido ayuda familiar para criar a tu hija en Barcelona?
No siempre, porque viven a 20 km y tienen muchos nietos. Pero tuve la gran suerte de tener una cuidadora excelente. Una mujer andaluza, muy alegre y cariñosa. Pero tanto mi padre y mi madrasta, mis hermanos y cuñadas están ahí en momentos difíciles… ¡Son todos encantadores! Pero tienen su vida y te das cuenta de que al final estás sola.

¿Cómo es tu vida como madre trabajadora y una preciosa hija de 5 años?
No la cambiaría por nada. Tengo un trabajo fijo que me gusta, una hija sana y feliz, vivo donde me gusta. Lo malo: muchos gastos y sacrificios. Ahora solo tiene que llegar el momento de encontrar a alguien y compartir otras cosas.

¿Cambiarías algo de tu experiencia como madre primeriza a los 45?
No, porque yo todavía tengo mucha energía y paciencia. Además, después de pasar muchos años siendo libre, sin apenas responsabilidades, llega un momento en que te apetece cuidar de alguien y sentirte más útil. Y los 40 de hoy son los 30 de antes. Soy consciente de que doy esperanza a muchas mujeres que quieren ser mamá y tienen ya sus 44 años. ¡¡¡Adelante!!!

¿Qué haces para mantenerte en forma?
Para mantenerme en forma, no estoy nunca en el sofá. Cuido la alimentación, no me es un sacrificio, ya que me encantan la verdura y la fruta. Hago 2 clases de yoga a la semana y, cuando puedo, hago ejercicio sola en casa. De vez en cuando, voy en bici, a correr o hago esquí acuático. Y, sobre todo, cada mes voy alternando los eventos de Sandra Milian, tanto el Cardio Gap como el master Pilates. He notado una transformación en mi cuerpo desde entonces y estoy muy motivada.

Aquí estoy en uno de los eventos de Pilates de Sandra

Muchas gracias  por contarnos tu experiencia como madre separada y primeriza después de los 40. Nos vemos en mi próximo evento de Matt Pilates dos horas, el próxmo 1 de Abril.

2 opiniones en “Liliane, madre primeriza a los 45, nos cuenta su experiencia”

  1. Hola, no soy madre no tengo 40, pero conocí a Sandra hace algunos meses en una de sus clases, y la verdad es que me enganché porque por fin me sentía cómoda en un espacio de fitness, Sandra una persona que va más allá de ser tu instructora, se preocupa por ti y que es muy exigente, aprovecho para agradecerte por ser como eres, me has dado tanta energía porque eres contagiosa, toda esa alegría que emanas me ha llegado.

    Un abrazo guapa 😘😘
    Pst: Me leo todos tus post y me encantan

    1. Liz, muchas gracias por tus palabras. Intento hacerlo todo desde el corazón, y os tengo muchísimo cariño. Espero poder compartir cotigo muchos más momentos de hard work..besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *