Por qué contar con un asesor filosófico

Hace cuatro años, contraté los servicios de un asesor filosófico y coach. Su nombre es José Carlos Arroyo Sánchez, es autor de numerosos libros sobre familia, pareja y empresa y padre de dos adolescentes de trece y quince años.

asesor-filosofico-jose-carlos-arroyo-mamasde40-1Durante unos meses, me ayudó a encontrarme de nuevo conmigo misma. No sé si has oído hablar de la crisis de los cuarenta… Pues así me encontraba yo. Ahora, debido a la COVID-19, son muchas las personas que han perdido su trabajo, su pareja… Para ayudar a encontrarnos con nosotros mismos y superar la pérdida, le he pedido esta entrevista que espero que os dé muchas luces.

1. ¿Qué podemos hacer ante un despido?

Aceptarlo. Es una pérdida, pero todos los días tenemos que gestionar pérdidas. ‘Dime cómo gestionas tus pérdidas y te diré lo feliz que serás’. El trabajo es una pérdida importante, como la pérdida de la pareja, la muerte de un ser querido… Todo duelo/pérdida necesita aceptación y, cuanto antes lo aceptemos, antes tendremos energía para activarnos y transmitir esa motivación para buscar trabajo.

Hay que aceptar la realidad como es y el sufrimiento de la pérdida del trabajo viene marcado por la interpretación que hacemos de esa realidad

Desde la parte racional, analizar las causas y comprobar si esas causas pueden ser comunes con despidos anteriores, porque ahí pueden estar tus puntos débiles. Los puntos débiles puedes analizarlos -con ayuda de amigos y compañeros- para modificarlos y trabajarlos para que cada vez sean más débiles. Y es importante potenciar tus puntos fuertes para dar tu máximo rendimiento y que no te despidan de nuevo. 

2. ¿Cómo no sentirnos culpables?

Epíteto decía que “no nos perturba la realidad, sino la interpretación que hacemos de la realidad”. Nos perturba la interpretación del despido y ahí está el sufrimiento: en nuestra mente. Por eso, nos sentimos culpables de no haber hecho bien nuestro trabajo, de que no somos buenos profesionales… El sentimiento de culpa te puede venir enseguida y hay que eliminarlo porque te paraliza. Mientras que la responsabilidad te activa. El sentimiento de culpa te paraliza y es diferente de la aceptación, que te activa. Por eso, hay que eliminar la palabra culpa y activar la responsabilidad de analizar, responsabilizarme de lo que he hecho mal y actuar.

El sentimiento de culpa es una actitud en el presente mirando en el pasado. Tu responsabilidad de los errores, puntos débiles… te activa. Es una aceptación en el presente y de cara al futuro. Analiza si tú has dado lo máximo de ti mismo durante el tiempo que has estado en aquel trabajo. Y, si no lo has hecho, si ha sido por circunstancias personales o laborales. Y esas circunstancias hay que analizarlas: tal vez necesitas formación, preguntar más para no cometer esos errores… Hay que ver si las circunstancias son objetivas o no: que tienes que aprender algo para hacer bien tu trabajo o que no caes bien al jefe.

 Mamas de 40 trabajo despido covid coach

 3. ¿Vale recolocarse de cualquier cosa que salga, o mantener un poco de calma siendo conscientes de lo que nos hace vibrar?

El ámbito profesional, junto con el personal, el sentimental (pareja), familiar y social (amigos) son los cinco ámbitos de nuestra vida. Tienes que estar en todos ellos con las personas adecuadas. Si pones pasión, inteligencia y energía en tu trabajo, te saldrá bien. Y te irá bien en el trabajo.

Depende de las circunstancias de cada uno, al depender de la economía que necesitas para vivir, puedes plantearte no coger cualquier cosa que se te ofrezca, sino lo que esté acorde con tus habilidades, capacidades… Para ofrecer lo mejor de ti y ser feliz. Pero estamos en una época en la que perder el trabajo supone que igual no hay esas oportunidades en este momento. Depende de las necesidades de cada uno. Es algo personal. Cada uno debe ver lo que tiene que escoger o no.

Dar un consejo sobre si cogerlo o no, depende del horario, lo que te ofrecen y tus necesidades.

Porque igual tu pareja te ayuda y puedes esperar a encontrar algo que te apasione. Siempre puedes coger lo primero que salga para ingresar dinero, buscando opciones. Y hay que valorar si tu salud mental vale más que la salud de tu economía.

4. Si nos reinventamos, ¿cómo saber en qué otra profesion podemos acertar?

Es una época de reinventarse. Pero depende de la edad: no es lo mismo tener treinta que cincuenta. Igual tienes que reinventarte donde veas oportunidades. Todos tenemos tres cualidades esenciales: amor, inteligencia y energía. Cuando mis sentimientos, mis pensamientos y mi actitud (sentir, pensar y actuar) están alineados soy feliz. También en el trabajo. Daremos el máximo de nosotros, porque pongo todo mi amor, mi inteligencia y mi energía en mi trabajo. Y, muy probablemente, me saldrá bien mi trabajo.

Tampoco hay que renunciar a mis valores personales. Y analizar si aquel trabajo que se me presenta me gusta. Si soy una persona teórica o práctica y si soy muy social o prefiero trabajar sola. El autoconomiento es fundamental para saber hacia dónde redirigirme. Porque te ayuda a reinventarte hacia una dirección u otra. ¿Voy a poner toda mi pasión y haré mi trabajo potenciando al máximo mi inteligencia? Si estoy activo haciendo aquel trabajo, además, es que es mi trabajo.

mamas de 40 trabajo coach despido

5. ¿Cómo escoger bien un nuevo trabajo?

Tienes que saber cuáles son mis valores esenciales de vida. Para ello, recomiendo un coach. Porque los valores son los límites que te hacen decir que no. Si mi valor es ‘compartir’, debo escoger un trabajo que suponga compartir. Los valores son las patas que mantienen tu solidez. En un momento de reinvención profesional, lo que te queda eres tú mismo. Hazte una idea sobre lo que puedes perder. Pero lo único que tienes es tu ser, tus valores, tu solidez. Y si no vives de acuerdo a tus valores es probable que no seas feliz. Para mí, mis valores son aprendizaje, libertad, confianza y compartir y voy a escoger un trabajo que me permita vivirlos. Cada uno tiene sus cuatro valores personales. Hay ejercicios para saberlos detectar. Y luego no engañarse y ser fiel a uno mismo, porque es lo que te va a dar solidez ante tanta pérdida.

6. ¿Por qué recomendarias contratar un coach (como tú) que nos ayude desde el punto de vista profesional?

Yo soy un asesor filosófico y prefiero esta disciplina, porque tu autoconimiento te va a marcar el sentido de por qué vas a ir a un objetivo. Sabes tus valores, puntos débiles, las creencias que te limitan, gestionar tu sentimiento de culpa, lo que te gusta y aceptar las cosas como son y no como te gustaría que fueran… Y entonces, viene el coach que te ayuda a conseguir esos objetivos.

Porque el coach está orientado a conseguir objetivos y resultados. A actuar. pero cómo siento y pienso, lo consigues con el asesoramiento filosófico. Qué sentido tiene mi vida si me oriento hacia un sitio u otro. Saber cómo pienso te ayuda a tener solidez en tu vida. Averiguar cómo piensas, cuáles son sus creencias y cómo transformarlas. Y, luego, a caminar por la vida con un coach.

7. ¿A quién recomiendas emprender y por qué?

Yo oriento para que esa persona vea si es lo que quiere hacer o no. Pero a priori no recomiendo emprender a nadie. El piloto del coche es uno mismo; yo soy un copolito/facilitador. La base es que emprender siempre está bien, porque te ayuda a salir de tu zona de confort que igual te abogia un poco, pero motiva. Emprender porque tienes una idea es bueno. E igual en tus valores sale el emprendimiento. Y uno tiene que hacer lo que tiene que hacer. Porque hay gente a la que le gusta trabajar para otros, cumplir su horario…

Pero no sólo vale emprender, hay que saber mostrarse, llegar a tu público… Y para eso necesitas recursos internos (saber emprender) y externos (marqueting, recursos económicos). Los gurús dicen que no empieces a emprender si te cuesta más de mil euros y que cuanto más descavellada sea tu idea, mejor. La emprenedoría es intentarlo y perseguirlo. Y es importante perseguir tus sueños. Pero siempre teniendo en cuenta tus fortalezas y valores. Porque, al fin y al cabo, en la vida siempre estamos emprendiendo: en pareja, en trabajo, etc. Siempre estamos solos, ante decisiones difíciles. Así que, en la emprenedoría, lo estarás más. Estarás en casa trabajando solo y poco a poco crecerás. Y nunca sabes si luego desarrollarás tus ideas y llegar lejos, sin que nadie te diga lo que tienes que hacer. Y un coach, en el emprendimiento, es muy recomendable.

Y yo, que lo he probado, os puedo asegurar que emprendas o no, vale la pena. Si quieres más ideas sobre cómo superar un despido, te recomiendo este post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *