¿Te gusta trabajar en equipo?

“¿Sabes trabajar en equipo?”. A esta típica pregunta que te pueden hacer en una entrevista de trabajo, me entran ganas de contestar “Honestamente, depende del equipo”. Aquí tenéis mis reflexiones sobre este tema laboral.

Hace poco escribí un post sobre si nos vendíamos las mujeres peor que los hombres en el trabajo. Es algo que he descubierto hace poco tiempo. Pues bien, también hace poco me he dado cuenta de que me gusta trabajar en equipo. Si el equipo vale la pena.

Esta reflexión empezó con mis hijos. Hace varios días, me dijeron que no les gustaba trabajar en equipo. La mayor hacía un trabajo multidisciplinar y había una niña en el grupo que siempre imponía su criterio. “Si no le hacemos caso, llora -me decía mi hija- y la profesora se pone de su lado”. Lo de mi hijo aún es más gracioso. “Mamá, a mí me gusta trabajar con otros compañeros, pero siempre y cuando no me baje la nota”. Como tienen 11 y 8 años respectivamente pensé que si para ellos no era positivo trabajar en equipo que no estaba de más analizar si era mi caso o no.

Un equipo, distintos tipos de trabajadores

Me puse a estudiar los compañeros con los que he compartido trabajo  estos últimos años. Y he llegado a la conclusión de que siempre hay uno que se columpia. Eso sí, se vende de maravilla porque, como no trabaja, tiene tiempo para ‘deslumbrar’ al jefe. Otro que impone su criterio y no escucha la opinión de los demás. Y luego estamos las buenas. Las buenas personas que tenemos que lidiar con estos compañeros. ¿Qué opináis?

Por supuesto, sé trabajar en equipo y, si hay que hacerlo, se hace. Pero si me preguntan si me gusta, diré que depende del equipo. Porque también me encanta la independencia que me da poder tomar mis decisiones, marcarme mis tempos, sentirme responsable de mi trabajo. Soy muy independiente. Y eso es algo que he visto como negativo muchos años. Porque así me lo han hecho creer. Pues bien. No estoy de acuerdo. ¿Qué opináis vosotras? 

4 opiniones en “¿Te gusta trabajar en equipo?”

  1. Muy de acuerdo contigo. Hay todo tipo de personas, todo tipo de compañeros y todo tipo de jefes. También es cierto que no todos tenemos las mismas capacidades ni habilidades… Si uno “se cuelga”en el trabajo, espero -por su bien- que sea capaz de compensarlo por otro lado: sea haciéndole la pelota al jefe, aportando equilibrio, contagiando buen rollo o trayendo croissants por las mañanas. Parte de saber trabajar en equipo pasa por aprender a adaptarse a los demás y considersr otras formas de hacer, distintas a las tuyas… Yo también soy independiente y me espavilo sola, pero compartir los fracasos y celebrar los éxitos siempre es mejor en compañía de tu equipo! 😉

  2. Soy madre de dos niñas que también han renegado de algún compañero/a poco implicado/a… y siempre las he animado ha hablarlo abiertamente, a buscar equilibrio y a superarlo, porque ahí está el valor de trabajar en equipo: saber gestionar los talentos para sumar, no para restar. A veces, hasta aquel que consideras más incompetente te da una lección. Y hay que estar alerta, para poder aprenderla. Eso en el cole.
    A nivel profesional, respetando la misma filosofía, cuando el equipo está muy descompensado es porque no está bien definido y, como ya no estamos en el cole y el objetivo principal no es aprender sino construir, creo que es mejor reorganizarlo.

    1. ¡Gracias por tu valioso comentario, Tania! Esperemos que la reorganización ayude a las mamás de 40 a trabajar mejor en equipo. ¡Felices vacaciones!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *