¿Qué significa activar el abdomen?

Es muy importante sentirte fuerte al nivel de la faja abdominal. Más allá de que te sobren o falten algunos kilos, pienso que hay que sacar la mejor versión de una misma con lo que tenemos.

Después de los partos, la faja abdominal profunda queda suelta e incluso puede quedar con una diastiasis, que es la separación de los rectos abdominales a causa del embarazo.

Yo soy partidaria de empezar a activar nuestra zona central lo antes posible, en cuanto el médico nos da vía libre después de la cuarentena. Podemos hacerlo a través de Pilates o de abdominales Hipopresivos, pero ahora os doy un consejito para salir del paso:

Ponemos nuestras manos en las costillas, de pie y sentimos cómo cada vez que exhalamos, las costillas se cierran como si fuera una acordeón y también se cierra la caja torácica, que se hace chiquitita.

De pie, debes de notar con las manos en las costillas que, al exharlar, éstas se cierran

Imagina que estamos en el casting del anuncio de caramelos Halls. La exhalación debe de ser larga y fuerte. Cada vez que lo haces, debes de sentir que llevas el ombligo a la columna, que el ombligo va hacia atrás y notas un abracito suave en tu cintura, como el que te podría dar tu hijo de 3 años y que te apreta cada vez que exhalas.

También puedes imaginar un corsé en el abdomen más profundo (el transverso abdominal) que se estrecha con cada exhalación larga. Puedes repetir este proceso cada día, unos minutos, pero lo importante es irlo introduciendo de manera automática, que cada vez que sueltas el aire, tu ombligo va hacia dentro y tu cintura se estrecha con un corsé profundo.

A mí, por supuesto, me sale de manera automática porque soy profesora y lo practico cada día de mi vida, pero está claro que si no practicas se pierde la costumbre; es cuestión de hábitos.

Ilustración que muestra la corrección postural y el cuidado del abdomen

Yo siempre pongo la salud por delante de la estética y las razones de tener un centro fuerte (“Power house” como lo llamamos en Pilates) es porque te vas a librar de dolores de espalda y, también, porque ¿a quién no le gusta marcar cintura? Pues bien, si incorporamos la activación del abdomen en nuestro día a día, siempre vamos a estrechar el perímetro de nuestra cintura 2 cm.

En cuanto puedas hacer deporte, al caminar, si consigues activar el abdomen, cada vez que sueltas el aire al hacer el esfuerzo (coger bolsas de la compra, o a tu hijo), vas a conseguir trabajar y fortalecer una de las partes más importantes de nuestro cuerpo, que es el abdomen más profundo, el transverso abdominal que protege nuestros órganos internos, nuestra faja abdominal natural.

Debemos de pensar que todos nuestros movimentos salen del centro, que nos está ayudando a realizar todos los movimientos funcionales del día a día. Por lo tanto, vale mucho la pena realizar la activación del abdomen e incorporarlo a nuestra vida como algo mecánico, como lavarnos los dientes.

Yo siempre digo que me levanto y, automáticamente antes de desayunar o ducharme, llevo mi ombligo a la columna y estrecho mi corsé más profundo ¡como si no hubiera un mañana! Jajajaja… Es verdad que la única manera de incorporarlo es prácticándolo. ¡Ánimo! Los resultados valen la pena, te notarás cada vez más fuerte a nivel interno, sin necesidad de llevar una faja artificial.

Un abrazo para todas y ¡feliz año nuevo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *