¿Es malo razonar lentamente?

Creo que razono lentamente. Hace unos años que me preocupaba. Pero recientemente leí una frase de Aristóteles que me encantó.  El filósofo griego decía ya en su época que “El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona”. ¡Me ha salvado la vida esta gran reflexión!

Yo soy de razonar lento. No sé si a vosotras también os pasa. A mí a veces me sueltan algo tremendo y no contesto. Me quedo callada porque no sé qué decir en ese momento. Cuando pasa un tiempo, lo medito y me salen bastantes respuestas. Pero en el momento justo, no.

razonar-lento-mamasde40

Que razones de manera lenta, en el trabajo, a veces es tremendo. Aunque una vez lo hablé con un coach y me dijo que si el jefe o la jefa me planteaban alguna cosa y no sabía qué contestar, que retomara esa conversación en otro momento. Y casi mejor, porque puedes hacerlo, cuando estéis más tranquil@s y, por tanto, el jefe o la jefa, más receptiv@. De esta manera, podía hacerle entender que yo también tenía mis argumentos.

Hablar en otro momento

La verdad es que la recomendación del coach me gustó. Si en el momento en el que te sueltan algo, no sabes contestar bien, párate a reflexionar y habla de nuevo un tiempo después. Siempre es mejor que soltar algo de lo que luego te puedas arrepentir, ¿no crees?

“Hoy en día, la mayoría de las personas no piensan y sueltan lo primero que se les pasa por la cabeza, por ejemplo, en las redes sociales…’

Creo que el hecho de no contestar al “tuntún” es un honor. Es mejor ser reflexiva y de pensamiento lento. Aunque en el momento te quedes sin saber qué contestar y puedas llegar a parecer incluso un poco tonta. Me da igual. Prefiero eso que ser irreflexiva y decir la primera barbaridad que me pase por la cabeza. Cuando he contestado casi sin pensar, luego siempre me he arrepentido.

Foto de portada de Foter.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *