Beneficios de ser una mamá de 40 autónoma

Hoy os quiero hablar de los beneficios que supone ser una mamá de 40 autónoma, o empresaria, siempre según mi punto de vista y experiencia.

Como la mayoría ya sabéis, soy autónoma: soy la fundadora de Fit events Barcelona y, aunque es duro, no lo cambiaría por nada del mundo. No es la primera vez en mi vida que soy autónoma, ya que siempre he sido muy emprendedora y ya hace unos 15 años, mi amiga Mieria Solé y yo nos lanzamos a la aventura y montamos una empresa de Telemárketing hace unos 15 años. Eramos muy jóvenes -teníamos unos 23 años- y la verdad es que nos fue muy bien durante unos 4 años. Después, cada una sigió su camino. Mi segundo negocio fue una galería de arte y es allí donde las cosas no me fueron bien y decidí no embarcarme más en negocios propios.

Estuve más de 10 años trabajando y sacándome la carrera del mundo del deporte, ya que empecé tarde, con 29 años (aunque nunca es tarde, mis compañeros rondaban los 20 años). Al mismo tiempo, daba clases, hasta que me contrataron en Club Metripolitan donde he pasado los 8 años más intensos de mi vida a nivel de exigencia laboral. Después de tener a mi hijo, trabajé como profesora y entrenadora personal en uno de los Estudios Pilates con más prestigio de Sant Cugat y, finalmente, hace 8 meses me lancé a la aventura de ser mi propia jefa de nuevo.

Con toda la experiencia adquirida y los conocimentos, he elaborado mi propio método y marca y no puedo estar más contenta de ser mi propia jefa

Siendo autónoma puedes organizarte tus propios horarios para pasar más tiempo con tus hijos

Ser autónoma tiene sus desventajas, especialmente, porque en este paįs se pagan muchos impuestos para poder tener tu propio negocio. Pero, honestamente, me siento libre, organizo las cosas a mi manera. Siempre he tenido capacidad empresarial y, aunque paso mucho tiempo sola porque mi marido viaja 8 de los 12 meses del año y tengo un hijo de 2 años y la familia no está cerca, la satisfacción que me produce ser la absoulta creadora de mis avances y éxitos y poder aprender de mis errores no tiene precio.

Tengo muchas amigas que prefieren ser funcionarias que autónomas: trabajo y sueldo fijos,  estabilidad de horario fijo… Yo lo respeto profundamente, pero no es para mí ya que, como se dice “la cabra tira al monte” y yo he nacido para emprender y os puedo asegurar que nunca es tarde para ir a por tus sueños.

Siendo autónoma me siento libre

Lo que más me ha costado es el tema de la contabilidad y las gestiones con la web, pero siempre intento aprender y tengo hambre de superarme. Animo a todas las mujeres y, en especial, a las mamás de 40 a que vayan a por sus sueños, pues a veces nosotras mismas nos ponemos los límites.

No tengo miedo al fracaso, la verdad, porque siempre he pensado que el fracaso es una gran ventaja para aprender. Siempre que me he superado ha sido porque han criticado mi trabajo de una manera constructiva. Yo no me hundo por eso; todo lo contrario. Siempre pienso: ¿Qué puedo hacer para cambiarlo? ¿Qué puedo hacer para mejorar? ¿Cuál es la manera por la cual mis clientas van a quedar más satisfechas? Nunca paro de cuestionarme cómo puedo ofrecer un mejor servicio, empatizando y siempre poniéndome en los zapatos de mis alumnas.

Siempre me estoy cuestionando cómo poder mejorar y ofrecer el mejor servicio; va con mi carácter

  • Tengo que animar a las que estáis en ese momento de cambio, que no sabéis qué hacer, que vayas a por tus sueños, pues nunca es tarde para ir a por lo que realmente se desea. La gran ventaja de ser tu propia jefa es la gran satisfacción de hacer las cosas a tu manera, ser la dueña de tus fracasos y de tus logros, no tener a nadie que te diga lo que tienes que hacer… Todo eso no tiene precio. Para todas las mujeres y en especial para las mamás de 40: ¡A por todas!

Beneficios del té Matcha

Hoy os quiero hablar del té de matcha. Me lo recomendó mi amiga Mireia, que empezó a tomarlo en lugar del café y me habló de sus beneficios y la verdad es que me encanta. Yo siempre he sido muy amiga de los tés, he pasado mucho tiempo en Inglaterra y allí fue donde realmente me hice muy fan del té negro y fuerte. Todo se ve diferente con una buena taza de té en la mano, especialmente, ahora que llega el otoño.

He de de reconocer que el té verde, aunque tiene muchos beneficios, nunca me ha gustado mucho su sabor. Cuando probé el té matcha por primera vez, al tener el color tan verde intenso, pensé que el sabor sería muy similar al del té verde, pero la verdad es que es mucho más sabroso.

El té Matcha es originario de Japón  y se consume desde hace 2500 años. Es un té verde diluido y su proceso es mucho más delicado que en cualquier otro té: se muele para obtener un polvo que multiplica los beneficios del té verde.

Una taza de té matcha es como 10 tazas de té verde en contenido de valor nutricional y antioxidantes y es muy popular para la ayuda de pérdida de peso, es un quemador de grasa, aumenta el metabolismo y ayuda a quemar calorías. Eso sí, hemos de tener cuidado porque el alto contenido en cafeína puede hacer que nos suban las pulsaciones. Por lo tanto, no recomiendo tomar muchas tazas al día sino quieres ir más nerviosa de lo habitual. Recomiendo tomarlo por la tarde o a media mañana. A mí siempre me ha gustado tomar el té entre horas, yo jamás tomo café o té después de las 18 horas, sino después, con lo nerviosa que soy, no hay quien duerma. 

Puedes encontrar cookies de té Matcha en Casa Lolea (Born)

Actualmente, no me he encontrado demasiados sitios donde puedas tomar este té (Starbuks, donde he cambiado el té chai  por matcha). Normalmente, lo tomo en casa donde me preparo el que he comprado en una tienda ecológica. He descubierto una heladería donde lo venden en forma de helado, lo he probado varias veces y ¡es muy sabroso! Esta heladería está en Sabadell se llama Maxium y todos los helados son caseros.

Ahora que llega el Otoño os recomiendo té Matcha bien calentito: pura energía y salud.

 

 

 

Restaurante Rita Blue, 15 años sin dejar de ir…

Hoy os quería hablar del que es sin duda mi restaurante favorito en Barcelona, Rita Blue,  situado en la Plaça Sant Agustí 3, subiendo la Calle Hospital desde la Rambla queda a unos 5 minutos caminando.

Rita Blue, planta superior
La planta de arriba ambientada colores fuego, muy acogedor

La cocina es una fusión entre comida mexicana y mediterranea, con una gran calidad en sus platos.

Toda mi infancia y luego mi adolescencia la he pasado en el Barri Gotic; he disfrutado saliendo cuando era más joven por la plaza Real, Calle Escudillers, Calle Tallers, siempre estaba por allí. En mi opinión, años atrás, como ahora,  el Barri Gotic como el Born ofrece los lugares más emblemáticos de la ciudad.

Aunque me fui definitivamente de Ciutat Vella hace ya 12 años, siempre que he querido salir a cenar con mis amigas de toda la vida  lo hemos hecho en el Rita Blue; y despúes de una gran cena, hemos ido a tomar algo al Sidecar en Plaza Real y acabar la noche en un club de música electrónica, Macarena en la calle Nou de Sant Francesc.

Sandra Rita Blue
Con mi amiga Mireia cenando el pasado Diciembre en Rita Blue

Rita Blue es un lugar mágico donde puedes tomar un cocktail, cenar, hablar tranquilamente ya que el ambiente es muy agradable. La decoración es maravillosa y el ambiente muy variado justo como a mi me gusta.

La cocina es una fusión entre comida mexicana y mediterranea, con una gran calidad en sus platos. Mi favorito como entrante, son los Tomates verdes fritos y el Humus; de segundo Lomitos de atún al estilo oriental.

Recomiendo el cocktail Margarita Blue de Tequila, yo no bebo actualmente, pero lo he probado en el pasado,  y todas mis amigas que lo han tomado les encanta!

Rita Blue Planta de abajo
Planta de abajo, ideal para grupos

Rita Blue es ideal para celebrar cenas de grupos, de hecho yo ya estoy pensando organizar una cena en Diciembre con todas mis alumnas.

Muy recomendable, y en especial para las mamas de 40.

zumos verdes, las frutas con verduras ideales para nosotras.

Hoy os quiero hablar de mi experiencia con los zumos verdes o Smoothies.

Hace ya tiempo que sigo a Tracy Anderson, una mama de 40 que que ha inventado literalmente un método de entrenamiento, en el cual me siento muy cómoda y muy identificada poniéndolo en práctica, de hecho en todas mis sesiones de Cardio GAP Electrónic nunca falta un ejercicio inspirado en ella.

Ella fue la primera persona en la que en realidad me animé a probar este tipo de zumo mezclado que recomienda encarecidamente, es muy cierto que en Estados Unidos de donde procede ella, puedes encontrar estos zumos en muchos lugares, y aunque el precio siempre duplica o triplica , están muy valorados.

A mi siempre me ha dado mucha pereza ponerme a  hacer zumos de este tipo, no soy gran cocinera, voy a lo práctico y no me gusta entretenerme demasiado en la cocina, entonces empecé con los zumos verdes comprándolos en tiendas naturales, y cada vez mi búsqueda iba en aumento para conocer más lugares donde encontrar diferentes variedades.

Haciendo la compra en Mercadona encontré los smoothies variados. fue una grata sorpresa.

Soy autónoma y parte de mi trabajo lo preparo en casa; parece que al estar en casa tienes más tiempo, pues la realidad es que no. Paso muchas horas delante del ordenador preparando las sesiones, la música, la web, redes sociales, editando fotos y vídeos, respondiendo mis alumnas, nuevas clientas, gestoría, etc…  y como no? debo entrenar 2 horas diarias para estar fuerte y dar lo mejor de mi a mis queridísimas mujeres.

Smothies variados de fruta y verdura

Todo empezó, cuando mi marido que viaja muchísimo…. Cuando él está en casa es el único que toca la ThermoMix. Una tarde me dijo, “Te has dejado el congelador abierto… toda la noche“… tuvimos que cocinar mucha comida para que no se estropeara… el congelador quedó casi vacío y yo le dije  “porque no hacemos 3 rondas de ThermoMix y hacemos purés y los congelo, ya que lo tenemos vacío…” (No había congelado un puré en mi vida). Pues así  lo hizo y le fui ayudando a ponerlo todo en botellas de 1’5L de agua vacías…

La primera botella que descongelé, el color no era lo mas bonito del mundo y pensé… Ostras si le pongo zumo de limón al puré que aun está medio congelado, quedará muy fresquito!

Pues así lo hice, y he de decir que fresquito, con limón y con pimienta estaba delicioso. Así fui descongelando todas las botellas y cada vez le añadía más frutas cítricas al puré que  lo mezclaba con agua y el resultado es que me he vuelto una fan de este tipo de zumos de fruta y verdura. Me siento mucho más ligera, con la piel más luminosa y he perdido un kilo sin quererlo ni buscarlo (siempre lo hago en ayunas sin café, ni nada antes, o un vaso grande fresquito entre horas).

Ahora espero cada vez que llega mi marido para proceder de igual manera y congelar las máximas botellas de verduras trituradas, para añadirles justo antes de bebérmela la fruta cítrica. El día que no tengo nada preparado, siempre tengo en la nevera algunos Smothies.

Smothie de frutas variadas

Si no tienes tiempo te recomiendo los smoothies de Mercadona y hay bastante variedad también en Bon Preu (son más caros) pero vale la pena.

Una buena manera de cudarse especialmente si somos mamas de 40.

Vacaciones en Euskadi, las casas de Ea Astei en plena naturaleza

Después de mi parón en mamas de 40 el mes de Julio, ahora Rosario me ha pasado el relevo y hoy os quería hablar de las casas de Ea Astei.

Casa Etxeaundi, la casa Sabai donde estábamos alojados es la parte de arriba.

Las casas de Ea Astei son un conjunto de 5 casas en el corazón de la naturaleza de Euskadi.

  • La casa Sabai
  • La casa Rural Etxeaundi un auténtico caserío vasco.
  • La casa Garaixe o la casita del árbol
  • La casa Vita (primer edificio auto sostenible de Euskadi)
  • La casa rural Okana, una casa de ensueño.

Nosotros estuvimos alojados en la casa Sabai, que era antiguamente en la estructura original del caserío Astei .

Interior de la Casa Sabai

Personalmente las casas que más me sorprendieron fueron la casita del Árbol, ideal para parejas, chiquitita, donde puedes ver todo el bosque y sentirte en plena naturaleza, y la casa Okana es absolutamente alucinante, un espacio moderno de 150 metros totalmente minimalista.

Casa Okana

A mi marido y a mi no nos gusta mucho la playa, ni el calor abrumador, pues hace tiempo que teníamos muchas ganas de conocer realmente las zonas rurales de Euskadi y nos ha sorprendido gratamente.

La temperatura rondaba los 19-22 grados, tuvimos tardes de lluvias preciosas, y las casas de Ea Astei dispone de una zona wellness con sauna y piscina climatizada donde no importaba que estuviera fresquito porque podíamos bañarnos sin problema.

Zona wellnes, con piscina climatizada, sauna y jacuzzi

Mertxe Begiristain, regenta las casas de Ea, es absolutamente encantadora y no deja nada al aire, el detalle y la atención que tuvo con nosotros fue maravillosa.

Tienen un perro que se llama Tintín está algo ciego y un poco sordo, fue un gran amigo de mi hijo Enric en toda la estancia.

Enric y Tintín

Nos divertíamos muchísimo viéndole corretear detrás de los conejos, no se separó de nuestro lado y nos setimos realmente como en casa.

Hay una zona común que es el Txoco, palabra que en Euskera significa “pequeños rincones” y que surgen como lugares de encuentro para celebrar cualquier acontecimiento alrededor de una mesa y buena comida.

Disfrutamos muchísimo de otra zona común que es el Frontón,  nunca había visto un frontón casero, el olor a madera es abrumador y sin duda pasábamos mucho tiempo toda la familia con Tintín incluido jajaja.

Las casas de Ea astei son un lugar precioso, que recomiendo para unas vacaciones tranquilas, con temperaturas agradables, un lugar exclusivo donde disfrutar plenamente de la naturaleza, y dar largos paseos por los jardines privados de las casas o los bosques de alrededor.

Casita del arbol ideal para parejas

Con respecto a los huéspedes vecinos, la mayoría son familias Ingleses, Irlandeses, Americanos, Vascos, (menos los vecinos de la casita del Árbol que es especial para parejas, el nido de amor le llama Mertxe).

Mertxe Begiristain un amor de persona, nos hizo sentir como en casa

Muchas familias vienen del norte en coche hasta Euskadi para surfear y aprovechan para descansar después en este entorno único. De hecho hicimos amistad con una familia inglesa de surferos que venían de Biarritz, fue una gran experiencia.

Esperamos repetir, aunque no sé si el año que viene o el otro ya que el próximo verano nos queremos lanzar a cruzar el charco con Enric, pero volveremos seguro, fue una experiencia para repetir.

La importancia de descansar bien por la noche

Os quiero hablar del descanso. Cuando estudiaba la teoría del entrenamiento, me quedó muy claro que descansar es parte del progreso en el fitness, que el sobreentreno no lleva a nada, más bien a la lesión. A partir de ahí, cuando trabajaba en el gimnasio intentaba transmitir a esas personas que entrenaban cada día a lo loco,  sin sentido, bien fuerte, que sin descansos no les iba a beneficiar a nivel de progresos. Una cosa es que yo estuviera sobreentrenada, porque es mi trabajo y, evidentemente, si un compañero se ponía enfermo, pues había que sustituirlo y ayudarnos entre nosotros. Pero otra cosa muy diferente es por elección propia, entrenar sin descansar, pensando que así te vas a poner más fuerte. Pues no voy a explicar ahora la teoría del entrenamiento, pero sí quiero poner mucho énfasis en que descansar es tan importante como el comer y el entrenar, si quieres progresar.

El descanso es parte del progreso en el entrenamiento

Desde que soy mamá de 40, todo ha cambiando mucho. Ya no estoy sobreentrenada, soy autónoma y hago las cosas a mi manera. Por lo tanto, ya no tengo que sustituir, o hacer 3 o 4 clases diarias por emergencias (que conste que aquella época la disfruté como pocas en mi vida). Pero el sobreentreno pasa factura y así me lesioné mi L-5 S-1 por sobreentreno. Fue entonces cuando puse toda mi energía en estudiar más y más el método Pilates, con más seminarios, más cursos, más experiencia… Hasta el día de hoy, que estoy totalmente enamorada del método. Es verdad que me encanta el entreno fuerte y duro, pero siempre con la base de Pilates detrás.

Pues después de ser mamá, ya no había falta de sueño por sobreentreno, sino porque ser madre el primer año puede ser realmente duro. Yo le he dado bibe desde el primer día (que conste que tengo un bebé muy sano) y, cada 3 horas, había que darle la toma. Después, cuando se alargaban las horas de sueño, se despertaba llorando. Nunca he estado tranquila por la noche y a veces lo tocaba en la cunita de al lado para ver que estaba bien, que respiraba… Son cosas de madre primeriza. Desde entonces, es muy difícil para mí dormir una noche completa. Ya os he comentado en alguna ocasión, que la profesión de mi marido le tiene viajando por todo el mundo y paso muchas temporadas sola, ya que mi madre está muy malita y no puede estar a mi lado. Al no tener familiares cerca, pero sí grandes amigas y vecinas (jejjeje), a veces es difícil cuando se ha puesto con 40 de fiebre en medio de la noche, ir al hospital, etc. Estoy en una alerta constante, porque mi hijo aún es un cachorrito y aunque ha cumplido dos años ya siempre estás al tanto de que todo está bien por la noche.

Descansar, un lujo para el cuerpo y el alma

Por lo tanto, el dormir del tirón, desde hace 3 años, nada, ya que pasé un embarazo complicado y por la noche tenía que ir al baño cada dos por tres.

Es ahora que he valorado más que nunca la importancia del descanso. He escuchado personas que dicen que dormir es perder el tiempo, y yo os puedo asegurar que dormir para mí es un regalo y, que cada vez que tengo un ratito disponible, aprovecho para echarme una cabezadita (no es muy a menudo). Y os puedo asegurar que tanto a nivel de progreso de entreno, como a nivel de vida diaria, el descansar y el dormir son absolutamente importantes.

Aquí te comento 5 beneficios del descanso, pero estoy segura de que son muchísimos más:

– Evita el estrés

-Ayuda a mantener el corazón saludable

-Disminuye las posibilidades de padecer una depresión

-Ayuda a perder peso. Cuando no descansas bien, tienes más ansiedad y estás muy predispuesta a picar más entre horas. El descansar bien, a mí por lo menos, me deja saciada

-Mejora tu capacidad de atención y de memoria

Si eres una mamá de 40 con con una vida muy activa, cuando puedas, abraza tu almuada y descansa todo lo que puedas, que para nosotras es un regalo de los dioses poco accesible el descanso…

Sí a la depilación láser

Quería hablaros de mi expleriencia con la depilación láser desde hace exactamente 8 meses. Toda la vida me he depilado con la cera, pero a veces lo he hecho con cuchilla, con crema… ¡He probado de todo!  En verano, era todo un suplicio estar siempre depilada perfectamente. En mi caso, al ser muy morena, aunque me depilara a la cera no tardaba más de 10 días en tener que depilarme de nuevo: una auténtica pesadilla y estoy segura de que muchas de vosotras os sentís identificadas conmigo. Después de este último verano, tomé la decisión firme de hacerme la depilación láser en brazos, axilas, piernas e ingles. En definitiva, todo, y estoy muy contenta con los resultados. Después de 5 sesiones, cada vez tengo que tardar más en volver, porque casi ya no tengo vello.

Si habéis decidido haceros la depilación láser, os recomiendo que vayáis a un centro especializado, que solamente haga depilación láser y nada más. Yo os recomiendo encarecidamente Pelostop. Este centro se dedica exclusivamente a la depilación láser y trabaja con la tecnología más avanzada del mercado. Os puedo asegurar que se notan los resutados desde la primera sesión.

Centro de PeloStop en Sant Cugat donde estoy haciéndome el tratamiento de depilación láser

Para mí, ha sido como un sueño no tener que estar cada dos por tres pensando en tener que depilarme. Ha pasado de ser un tema del que siempre estaba pendiente (yo trabajo en mallas y siempre voy con camiseta de tirantes para dar mis clases), a ser algo de lo que casi ni tengo que preocuparme y ¡solo llevo 5 sesiones!

En mi caso, cogí un pack completo. Estaba decidida a acabar con esta preocupación de una vez por todas y me comprometí a un pack de 10 sesiones. Las sesiones están espaciadas entre un mes o mes y medio. A medida que vas haciendo sesiones, el vello tarda más en crecer y las sesiones se van espaciando más entre ellas en el tiempo. En junio, haré mi sexta sesión y no me puedo creer que casi no tengo vello corporal.

Jessica, la encargada del centro (a la derecha), con Maite y Tamara llevan PeloStop Sant Cugat

No puedo estar más agradecida a estas tres profesionales. Maite, la chica del centro de la foto, me ha tratado desde el principio en todas las sesiones y con ella me he ido relajando cada vez más, porque mis preocupaciones eran muchas. De verdad, no me podía creer la efectividad que ella me intentaba transmitir desde el principio en la eliminación del vello corporal y he ido comprobando, después de cada sesión, que sus palabras se quedaban cortas.

Con respecto a si duele, os puedo decir que algunas zonas me han dolido más que otras, pero se aguanta bien y me ha valido la pena sin dudarlo ni por un segundo.

Muchas gracias a Jessica, la encargada de Pelostop Sant Cugat, por su profesionalidad y darme confianza desde el primer día que acudí un poco desesperada y un poco desconfiada, pues no podía creer la realidad: que, en tan pocos meses, no me crece vello corporal.

Os transmito que PeloStop Sant Cugat regalará una sesión gratuita a todas las mujeres que vayan de parte de mamasde40 . O sea, que ya sabéis ¡no hay tiempo que perder!

Pelostop Sant Cugat Avinguda de Josep Anselm Clavé, 1             Sant Cugat del Vallès
Tel: 931 59 26 40

Hoy cumplen años nuestros hijos Mareva y Enric

Es casualidad, porque hoy, 11 de mayo, nuestros hijos Mareva y Eric cumplen años: 10 y 2 respectivamente. Queremos darles las gracias, porque nos han cambiado nuestras vidas a mejor, para hacerlas más complejas, completas y felices. Y, sobre todo, porque gracias a ellos ahora somos #mamasde40.
Os queremos! Sandra&Rosario

Liliane, madre primeriza a los 45, nos cuenta su experiencia

Hoy os presento a Liliane van der Plassche, una mujer que conocí a través de una aplicación para promocionar mi taller de Abdominales Hipopresivos hace casi un año. Me impresionó su fortaleza, tesón y su gran personalidad. Desde aquel primer taller, se ha convertido en una incondicional en mis eventos Fit y la admiro muchísimo. Hoy nos cuenta su historia y espero que disfutéis leyéndola tanto como yo haciéndole la entrevista.

Liliane es una habitual en mis Master Class de Pilates

​¿Cuánto tiempo hace que llegaste a Barcelona?
Ya hace más de 40 años…

¿Te adaptaste bien?
A los 10 años, los niños se adaptan muy bien al sol, a la playa y al buen tiempo. Bromas aparte:
fui a un colegio francés y me adapté perfectamente. Mi madre era guía turística en Barcelona y estábamos muy introducidos con la cultura de aquí.

​¿Vas mucho a Bruselas?
A los 18 años me fui 2 años a Bruselas para decidir si me gustaría más vivir ahí. Podría haber entrado en el Parlamento Europeo con mi prima, pero finalmente volví porque echaba de menos a mis amigos y mi núcleo familiar. Lo pasé genial ahí. Fui a Londres, Ámsterdam, París, a la costa. Es tan fácil viajar desde Bélgica. Ahora, una vez al año o voy yo, o viene mi familia belga a España. Estoy muy orgullosa de mi familia, estamos muy unidos, aunque nos veamos poco. Eso sí, mi prima tiene un nivel de vida mucho mejor que el mío, pero no tiene ni el sol ni la alegría de aquí. ¡¡¡Me lo dice siempre cuando me quejo!!!

​Fuiste madre primeriza después de los cuarenta, ¿cómo era tu vida entonces?
​A los 40 años rompí mi relación, porque sentía que no avanzábamos. Me vi en plena crisis de los 40. Al mismo tiempo, falleció mi madre y me quedé encerrada en casa varios meses. El primer día que salí, tuve un flechazo, luego vino un embarazo utópico y todo se complicó. Me dijeron que ya solo quedaba el in vitro por mi edad y sin una trompa. No conseguí convencer a mi pareja, así que poco a poco fui abandonando el tema.

Cuando me relajé y acepté mi frustración, llegó mi mejor regalo: un embarazo y una preciosa hija

¿Por qué decidiste dar el paso a ​los 45 años?​
A veces tú no lo decides.  A los 30, tenía claro que no quería ser madre: quería ser libre, aprender, divertirme y conocerme.

​​¿Cómo fue tu embarazo?
Nunca me encontré tan bien y con tanta energía. Me veía resplandeciente. Un día antes de mi cesásera concertada ¡¡¡hice una clase de Pilates!!! Tuve mucho miedo con la amniocentesis, porque había mucho en juego. Tenía claro que haría todas las pruebas, porque quería un/a niño/a sano/a.

Mi hija me llena de alegría

¿Cómo fue el postparto?
Fue fácil. Creo que lloré solo un día diciéndome a mí misma ‘no sé si podré yo sola con todo esto’. Era una mezcla de emociones, hormonas y mucho cansancio. ¡Y tanto que pude! Al mes y medio, me fui con mi baja maternal unos meses a casa de mi pareja en Ibiza, luego aproveché para viajar a Mallorca, Alemania, Bélgica, EEUU, para presentar a mi tesoro. En un largo vuelo, me aplaudieron porque mi hija no lloró ni un instante y eso en parte era porque su mamá transmitía felicidad y tranquilidad.

¿Tardaste mucho ​tiempo ​en recuperarte?
No, porque no engordé apenas con el embarazado e hice mucho Pilates. Además, con el estrés del día a día adelgazas a la fuerza. Es emocionante e íntimo dar de mamar, pero estar enganchada todo el rato para amamantar ¡¡¡a veces me desesperaba!!! Con una baja maternal, con un bebé que deseabas y viajando tanto ¡me sentía bien en cada momento!

Actualmente, estás sin pareja.
Cuando mi hija cumplió los 3 años y medio decidí separarme. Lo intenté todo para solucionarlo, todos deseamos una familia unida y feliz. Quiero mucho a su padre, pero la convivencia era insostenible.

Tu experiencia como madre separada…
Es duro, agotador y te sientes atrapada. Pero luego te organizas y no paras de hacer cosas con tu hija, con otros padres y otros niños. Me apunto a todo sin tener que dar explicaciones y el resto del tiempo sigo con la rutina y estabilidad para mi hija.

¿Has tenido ayuda familiar para criar a tu hija en Barcelona?
No siempre, porque viven a 20 km y tienen muchos nietos. Pero tuve la gran suerte de tener una cuidadora excelente. Una mujer andaluza, muy alegre y cariñosa. Pero tanto mi padre y mi madrasta, mis hermanos y cuñadas están ahí en momentos difíciles… ¡Son todos encantadores! Pero tienen su vida y te das cuenta de que al final estás sola.

¿Cómo es tu vida como madre trabajadora y una preciosa hija de 5 años?
No la cambiaría por nada. Tengo un trabajo fijo que me gusta, una hija sana y feliz, vivo donde me gusta. Lo malo: muchos gastos y sacrificios. Ahora solo tiene que llegar el momento de encontrar a alguien y compartir otras cosas.

¿Cambiarías algo de tu experiencia como madre primeriza a los 45?
No, porque yo todavía tengo mucha energía y paciencia. Además, después de pasar muchos años siendo libre, sin apenas responsabilidades, llega un momento en que te apetece cuidar de alguien y sentirte más útil. Y los 40 de hoy son los 30 de antes. Soy consciente de que doy esperanza a muchas mujeres que quieren ser mamá y tienen ya sus 44 años. ¡¡¡Adelante!!!

¿Qué haces para mantenerte en forma?
Para mantenerme en forma, no estoy nunca en el sofá. Cuido la alimentación, no me es un sacrificio, ya que me encantan la verdura y la fruta. Hago 2 clases de yoga a la semana y, cuando puedo, hago ejercicio sola en casa. De vez en cuando, voy en bici, a correr o hago esquí acuático. Y, sobre todo, cada mes voy alternando los eventos de Sandra Milian, tanto el Cardio Gap como el master Pilates. He notado una transformación en mi cuerpo desde entonces y estoy muy motivada.

Aquí estoy en uno de los eventos de Pilates de Sandra

Muchas gracias  por contarnos tu experiencia como madre separada y primeriza después de los 40. Nos vemos en mi próximo evento de Matt Pilates dos horas, el próxmo 1 de Abril.

caminar Rápido: Una maravilla para el cuerpo y el alma

Todas sabemos que es difícil ir al gimnasio después de trabajar, cuando es la hora de la salida de los peques y toca llevarlos a extra escolares, prepararles la cena, bañarles… Con suerte, podemos ir un día o dos entre semana. Os explico mi caso y espero que os ayude.

He de decir que yo entreno duro, porque creo que una profesora tiene que dar ejemplo. Por eso, daba clases de cardio fuerte en un gimnasio muy reconocido donde estuve 8 años y, a veces, acababa tan cansada, que tenía que acudir al trabajo en taxi y algunos fines de semana no podía ni moverme, porque tenía que descansar la musculatura. Hablo de mi época donde daba más clases fuertes semanales. Por pura pasión, claro, porque me puede la pasión por mi trabajo. Disfrutaba tanto, que dejaba cada gota de alma y sudor en cada clase.

Pero esto, la verdad, no era muy saludable para mí, pues mi cuerpo ya estaba tan acostumbrado al trabajo anaeróbico o de alta intensidad, que solamente se sentía cómodo en esa franja de pulsaciones, pero todo lo que era vida normal (subir y bajar escaleras del metro, caminar largas distancias…) todo lo que podríamos decir que hacemos en la vida diaria, para mí era un suplicio. A veces, lo comparo con un comentario que hizo la deportista de natación sincronizada Ona Carbonell en una entrevista. Dijo que podía estar horas y horas entrenando en el agua en altas intensidades y que estaba totalmente bien, pero que a la que iba a caminar por un centro comercial o en intensidades cardíacas bajas era cuando se sentía realmente cansada. Yo me siento identificada con ella al cien por cien: mi vida era así cuando estaba dando clases de alta intensidad, que era casi a diario en mis épocas más fuertes: era subir encima de la bici de spinning, empezar una clase de GAP, radikal extrem y, estaba perfecta, pero al salir del trabajo, no podía ni caminar, me arrastraba y tenía muchísimas veces que acudir al trabajo en taxi, porque estaba totalmente agotada.

Tuve que parar el ritmo por una lesión en mi espalda y, a partir de ahí, un año antes de quedarme embarazada, ya bajé el ritmo por salud y me centré en el Estudio Pilates. Fue ahí cuando empecé a disfrutar caminando. Como no iba tan cansada, podía coger el metro tranquilamente. En aquella época, vivía en Barcelona, podía subir escaleras, ver el paisaje en el autobús, observar a la gente e incluso, a veces, ir caminando al trabajo y/o bajar unas paradas antes para poder caminar más.

siempre caminando desde que nació Enric con el cochecito, aquí apenas tenia 2 meses.

Empecé a disfrutar de las caminatas a paso rápido y me sentía realmente bien combinándolo con el entreno de Pilates. Claro, tengo que decir que al ser profesora, entreno 5 de 7 días y reconozco que entreno muy duro con el método Pilates. Sigo considerando que para ser profesional tienes que dar ejemplo a tus alumnos y demostrar que es posible hacer el ejercicio que pides, e incluso hacer ver que parece fácil. No voy a negar que me gusta lucirme: jajaja.

Cuando me quedé embarazada (después de dos tratamientos in vitro), ya llevaba 4 kilos de más. Las hormonas no perdonan y dos tratamientos pasan factura. Una vez embarazada, me detectaron un hematoma intrauterino que era del mismo tamaño que el embrión y si me movía demasiado podía arrastrar a mi bebé. O sea, que estuve 6 meses casi sin salir de casa y, cuando ya estaba avanzada, tampoco me movía mucho, ya que mi marido viaja continuamente y no quería que se me adelantara y pasar el parto (en mi caso, cesárea), sin él.

Todo fue muy bien: fue una cesárea programada por motivos que no vienen al caso y, a la semana de salir del hospital, empecé a caminar con el cuco y mi bebé. Primero, lo hacía de manera suave, pero luego iba cada vez más rápido.

“Caminar y abdominales hipopresivos me ayudaron a recuperarme después del parto”

Caminando detrás de enric este verano, sus primeros pasos

Llevaba casi un año sin caminar, ya que después de mi primera transferencia de embrión en la primera in-vitro caminé 5 km y no funcionó. A la segunda transfer, decidí estar en reposo y fue casi un año de reposo para una persona que llevaba 10 años haciendo deporte de alta intensidad. Una vez pasé la cuarentena y mi doctora me dio el permiso, empecé a hacer las caminatas más largas con mi bebé y abdominales Hipopresivos. Después de 50 días, empecé a introducir Pilates Matt en casa. La serie básica y, cada día, caminaba hora y media, porque era muy reconfortante para mi bebé y para mí. Caminar se empezó a convertir en una actividad de ocio muy, muy interesante: la gente me hablaba, miraba a mi precioso bebe y yo ‘más feliz que una perdiz’. Continuaba haciendo los abdominales hipopresivos, caminar hora y media cada día y, como mínimo 3 o 4 días a la semana, la serie básica de Pilates, que son 8 ejercicios sencillos de suelo que cualquiera puede hacer en casa. Como no di pecho, empecé a hacer un poquito de dieta, sobre todo, cuidando las cenas muy ligeras, pues de esta manera empecé a perder poco a poco los 17 kilos que había ganado al quedarme embarazada.

A día de hoy, peso lo mismo que pesaba mucho antes de quedarme embarazada, cuando daba las clases de alta intensidad. Pero con la diferencia de que ya no hago alta intensidad 3 o 4 veces por semana, sino que entreno alta intensidad 4 o 5 veces al mes. Mi manera de afinar la musculatura, perder peso, sentirme ágil, ha sido caminar y caminar sin perdonar ni un sólo día, mi hora y media de cada día que, para mí, es una auténtica maravilla.

Pero también una mujer que trabaja en una oficina o que cuida de su bebé, puede perfectamente caminar hora u hora y media diaria, cuidar su alimentación y hacer 3 veces a la semana la serie Básica de Pilates o una tabla sencilla. Yo realizo dos sábados al mes eventos de Pilates de 2 horas (es como un taller, con 2 horas me da tiempo de explicar muy bien el método y la técnica, en lugares maravillosos para que sea algo realmente bonito) y una master de cardio gap, también de 2 horas. En estos eventos, la mayoría somos madres que no disponemos de tiempo para ir al gimnasio entre semana. Por eso, son ideales para darnos un subidón de adrenalina cada 15 días y ponernos para arriba.

“Cada día puedes sacar tiempo para caminar rápido”

Parada técnica para desayunardespués de 30 minutos caminando rápido,  antes de entrar a trabajar para dar mis clases de Pilates

Caminar a paso rápido es algo que puedes hacer a diario, una horita la puedes sacar bajando del metro 3 o 4 paradas antes y os aseguro que funciona, para quemar calorías y, especialmente, para oxigenar nuestra alma. Como dice Arancha, una alumna y amiga, “una vez fui al médico y me dijo: te voy a dar un jarabe que te va a ir bien para toda la vida. Camina una hora diariamente… Después de una hora caminando rápido, todos los problemas son menos. Aprieta el abdomen cuando lo hagas, exhala largo y profundo con cada paso y disfrútalo. Es gratis y una auténtica maravilla…”.