Vacaciones en Euskadi, las casas de Ea Astei en plena naturaleza

Después de mi parón en mamas de 40 el mes de Julio, ahora Rosario me ha pasado el relevo y hoy os quería hablar de las casas de Ea Astei.

Casa Etxeaundi, la casa Sabai donde estábamos alojados es la parte de arriba.

Las casas de Ea Astei son un conjunto de 5 casas en el corazón de la naturaleza de Euskadi.

  • La casa Sabai
  • La casa Rural Etxeaundi un auténtico caserío vasco.
  • La casa Garaixe o la casita del árbol
  • La casa Vita (primer edificio auto sostenible de Euskadi)
  • La casa rural Okana, una casa de ensueño.

Nosotros estuvimos alojados en la casa Sabai, que era antiguamente en la estructura original del caserío Astei .

Interior de la Casa Sabai

Personalmente las casas que más me sorprendieron fueron la casita del Árbol, ideal para parejas, chiquitita, donde puedes ver todo el bosque y sentirte en plena naturaleza, y la casa Okana es absolutamente alucinante, un espacio moderno de 150 metros totalmente minimalista.

Casa Okana

A mi marido y a mi no nos gusta mucho la playa, ni el calor abrumador, pues hace tiempo que teníamos muchas ganas de conocer realmente las zonas rurales de Euskadi y nos ha sorprendido gratamente.

La temperatura rondaba los 19-22 grados, tuvimos tardes de lluvias preciosas, y las casas de Ea Astei dispone de una zona wellness con sauna y piscina climatizada donde no importaba que estuviera fresquito porque podíamos bañarnos sin problema.

Zona wellnes, con piscina climatizada, sauna y jacuzzi

Mertxe Begiristain, regenta las casas de Ea, es absolutamente encantadora y no deja nada al aire, el detalle y la atención que tuvo con nosotros fue maravillosa.

Tienen un perro que se llama Tintín está algo ciego y un poco sordo, fue un gran amigo de mi hijo Enric en toda la estancia.

Enric y Tintín

Nos divertíamos muchísimo viéndole corretear detrás de los conejos, no se separó de nuestro lado y nos setimos realmente como en casa.

Hay una zona común que es el Txoco, palabra que en Euskera significa “pequeños rincones” y que surgen como lugares de encuentro para celebrar cualquier acontecimiento alrededor de una mesa y buena comida.

Disfrutamos muchísimo de otra zona común que es el Frontón,  nunca había visto un frontón casero, el olor a madera es abrumador y sin duda pasábamos mucho tiempo toda la familia con Tintín incluido jajaja.

Las casas de Ea astei son un lugar precioso, que recomiendo para unas vacaciones tranquilas, con temperaturas agradables, un lugar exclusivo donde disfrutar plenamente de la naturaleza, y dar largos paseos por los jardines privados de las casas o los bosques de alrededor.

Casita del arbol ideal para parejas

Con respecto a los huéspedes vecinos, la mayoría son familias Ingleses, Irlandeses, Americanos, Vascos, (menos los vecinos de la casita del Árbol que es especial para parejas, el nido de amor le llama Mertxe).

Mertxe Begiristain un amor de persona, nos hizo sentir como en casa

Muchas familias vienen del norte en coche hasta Euskadi para surfear y aprovechan para descansar después en este entorno único. De hecho hicimos amistad con una familia inglesa de surferos que venían de Biarritz, fue una gran experiencia.

Esperamos repetir, aunque no sé si el año que viene o el otro ya que el próximo verano nos queremos lanzar a cruzar el charco con Enric, pero volveremos seguro, fue una experiencia para repetir.

De terraza, en el World Trade Center Barcelona

El pasado jueves 29 de junio, acudí a la fiesta del verano del grupo Hotusa. Ya es una tradición asistir y para mí es como el ‘pistoletazo de salida’ a las vacaciones. Se celebra en la terraza “Black Marina” del Eurostars Grand Marina Hotel 5* G.L. que, si no has estado nunca, vale la pena que lo remedies yendo alguna noche a tomar algo: está en pleno World Trade Center Barcelona y tiene unas vistas y una brisa marina maravillosas.

El grupo de música amenizaba la velada con canciones portuguesas

Después de los parlamentos de bienvenida y de la entrega de los premios de Narrativa de Viajes de la cadena hotelera, empezó el cóctel. Lo que más me gusta de la fiesta de Hotusa es que hay distintas paradas de comida y vas picando en la mesa que más te apetece: del sushi, del embutido, de las hamburguesas… Todo está riquísimo y también van pasando los camareros con más tapas mediterráneas.

Uno de los divertidísimos photocalls de la fiesta

Para que aún te sepa mejor la cena, la velada estaba amenizada por un grupo de música que cantaba y tocaba en directo. Este año, el grupo cantaba música portuguesa, que es muy melodiosa. También fue muy divertido porque hubo dos photocalls: uno donde tenías que ponerte complementos divertidos para que te entregaran una polaroid con cuatro ‘disparos’ distintos y otro donde salías al más puro estilo marinero (ver foto). ¡Fue una velada divertidísima!