Restaurante, bar y música en vivo en Ocaña Barcelona

Ya sabéis que me encanta descubrir restaurantes para que podáis escaparos con vuestras parejas y dejar a los niños en casa (mi post con mis últimas recomendaciones lo podéis leer aquí). En este post, os voy a recomendar el restaurante y bar de cócteles Ocaña. Es un antiguo taller maravilloso donde todas las paredes parecen contarte una historia. Un relato mágico que coincide con su canalla ubicación en la Plaza Real de Barcelona. Una plaza que, como este local, envuelve libertad, bohemia y misterio.

Hace pocos días, nos invitaron a conocer su nueva carta y me quedé maravillada con sus tapas y sus cócteles. De cocina mediterránea, el nuevo chef ejecutivo es Manel Jiménez, que ofrece una carta basada en un producto de calidad y proximidad con guiños a las influencias francesas.

Cocina mediterránea, cócteles, música en vivo, terraza con vistas a la Plaza Real y una decoración de ensueño ¡Ocaña lo tiene todo!

Respecto a los cócteles, la propuesta es de lo más arriesgada y variada. Si no sabes qué escoger, yo te recomiendo su propia versión de la piña colada.

También presentaban su nueva apuesta por la música en directo. Por eso, acompañaba la velada en dress code en rojo (el color que vestíamos los invitados) un grupo de música de jazz. Y es que no hay nada como la buena música en vivo (cubana, flamenca…) para que una sabrosa comida y un buen cóctel sepan mejor. La compañía es lo único que tienes que poner tú.

De la decoración, poco tengo que contaros porque habla por sí sola. Ocaña está ubicado en lo que parece un palacio y que, antiguamente, fue una imprenta o un taller artesanal. La decoración que viste sus paredes es de las “Mil y una noches”.

Ocaña Restaurante. Plaza Real 13-15. Barcelona. Más info aquí.

Marín, el mago del humor más premiado del momento

El Mago Marín tiene pinta de malote. Y eso es precisamente una de las cosas que le hacen más gracioso. Porque cuando comienza su espectáculo de magia, se confirma: ¡es graciosísimo!

Seguro que estaréis de acuerdo conmigo en que los espectáculos de magia serios ya no se llevan. Los espectadores cada vez sabemos más los trucos y ya no tienen gracia. Ahora nos gustan los que tienen humor, mucho humor. Ya sabéis que soy una gran fan de Juan Tamariz (puedes leer mi último post sobre él aquí). Pues bien, hace poco fui a ver a un joven mago llamado Marín. Este mago es contraproducente si eres políticamente correcta, ya que se pasa el espectáculo soltando burradas. Eso sí, son bromas y chistes que cuenta con mucha gracia. Aunque a veces te pueda costar pillarlos, porque ¡habla rapidísimo!

Además, las bromas van acompañadas de trucos de magia. Algunos son de los de toda la vida, como la mujer que se queda colgada en el aire y el mago puede pasar un aro por arriba y por debajo de ella. Otros son más modernos e incluyen trucos con emoticonos. Y en todos los espectáculos, Marín elige una música buenísima que acompaña los trucos.

Entre chistes y trucos, el mago Marín es un genio. Quiero decir que su espectáculo viene avalado por el hecho de que es Premio Nacional de magia de España, Francia y Portugal y Ganador de “Pura Magia” de RTVE. Poca broma cuando se trata de ser un referente y tener premios que lo avalen, ¿no creéis? Yo recomendaría su espectáculo para mayores de 16 años, pero puedes ir con niños mayores de 8 años perfectamente.

Marín, el mago cómico del momento
Club Capitol – Sala P. Rubianes.
Barcelona.
Hasta el 12 de mayo.
Entradas desde 15 € en este enlace

De nuevo con la magia de Juan Tamariz

Ya sabéis por otro post que publiqué sobre él que soy fan de Juan Tamariz. Qué le vamos a hacer. Nadie es perfecta. El caso es que está actuando de nuevo en el teatro Tívoli de Barcelona y ahí que me he ido a verle con mi familia. El espectáculo tiene partes que ya has visto otras veces, pero si eres fan como yo, no te importa.

Y es que es imposible que pilles los trucos de Juan Tamariz. Por eso, aunque le veas actuar doscientas veces, siempre te quedas con la boca abierta. Además, es un genio de la magia y de la comunicación. Cuenta unos chistes de una manera muy personal con los que te ríes un montón.

Durante su espectáculo, le acompañan otros compañeros de profesión, como Consuelo Lorgia (que dicen que es su mujer) y es una crac de la telepatía. No sé cómo, pero logra leer el pensamiento de los espectadores. También el Mago Alan, que consigue sacar botellas de alcohol de debajo de un simple pañuelo. Y un joven mago que hace figuras de animales con las manos.

Su espectáculo es igual de maravilloso para niños y para mayores y no importa que llegues cansada o malhumorada al teatro. Entre los shows, la música de ‘Siete novias para siete hermanos’ (que él pone en el espectáculo y que a mí también me encanta) y su gracia, que siempre consigue que salgas de muy buen humor.

¡No te lo pierdas! Estará en el Teatre Tívoli, con su espectáculo “Magia Potagia… y más!” hasta el 25 de marzo.

 

5 restaurantes de Barcelona para ir con tu pareja o con tus amigas

Seguro que eres una mamá gourmet y siempre estás buscando sitios nuevos especiales. Nosotras también. Llevamos varias semanas probando distintos restaurantes y aquí os recomendamos cinco locales de Barcelona que vale la pena descubrir:

1. L’Arrosseria Xàtiva acaba de cumplir 15 años y, para celebrarlo, los dueños han cambiado el interiorismo de su restaurante de la calle Bordeus 35 del barrio de Les Corts. De decoración muy cálida, este restaurante está especializado en cocina mediterránea y todo tipo de arroces. Está puerta con puerta con Comunitat 33 Club Gastronòmic, otro espacio gastronómico hasta para 60 comensales, que también puedes reservar para eventos privados. ¡No los pierdas de vista! Precio medio: 35 euros.

2. En pleno Passeig Sant Joan 58, Goiko Grill es el templo de las hamburguesas gourmet ¡sanas! El secreto es un producto de primera calidad fresco, natural y sin conservantes. En la carta, encuentras doce variedades y veinte burgers especiales, pero todas de carne de vaca española súper jugosa. Las puedes combinar con unos teques-palitos de queso al estilo venezolano o unos nachos riquísimos. La oferta del restaurante se complementa con unos riquísimos postres caseros. Menú de mediodía, de lunes a viernes, por 11,50 euros.

3. Nuestra tercera propuesta viene con más platos de cocina latina. En concreto, de la peruana, que es una de las gastronomías más ricas del mundo. Se llama Totora, está en la calle Còrsega 235 y es el restaurante de peregrinación para los amantes del buen pescado. Aquí puedes probar navajas, tartar de atún, corvina, pulpo y, por supuesto ¡el mejor ceviche que puedas recordar! El precio medio es de 30-35 euros y al mediodía tienen un menú por 15 euros.

En nuestros restaurantes tienes platos sanos, para que puedas cuidarte también cuando comes fuera de casa

4. Seguimos con recomendaciones de cocinas del mundo. En esta ocasión, de la india. El restaurante Surya Muntaner de la calle Consell de Cent 23 ofrece cocina estilo “Street food” de Mumbai. Aquí puedes maridar las recetas más tradicionales de la cocina india, con las tendencias más cosmopolitas de su capital. Tiene una tranquila terraza para comer fuera y los domingos hay un brunch a un precio de 12,90 euros. Te encantará su decoración desenfadada. Y, por favor, no te vayas del restaurante sin pedir ¡su memorable Rayata con naan!

5. Bobo Pulpín es otro restaurante que te volverá loca si adoras los platos de pescado, sobre todo, los que son a base de pulpo. Aquí encuentras variedades de este molusco marino preparados según recetas de los siete mares. Y, también, todo tipo de tapas de la mejor calidad. La presentación de los platos es espectacular y, la decoración ¡la querrás copiar en tu casa! El precio medio es de 20 euros.

Si quieres conocer otro restaurante, El Mercader de l’Eixample, que ya te recomendamos en otro post, lee aquí.

Cuidar nuestra alimentación, un buen propósito para el Año Nuevo

Hace pocos días, tuve la ocasión de conocer por dentro una fábrica de alimentación. En concreto, visité Splendid Foods, que es la marca que engloba firmas centenarias de embutidos como Can Duran, Casa Sendra o Bofill. La empresa se encuentra en Seva, muy cerca de Vic (Barcelona) y sus dueños, David y Anna, con un matrimonio muy emprendedor y trabajador.

Es poco habitual tener la ocasión de entrar en una fábrica de embutidos donde, por cierto ¡ hace muchísimo frío!

Fueron muy amables recibiéndome junto a un grupo de periodistas de todo el mundo, para mostrarnos -nunca mejor dicho- las entrañas de los embutidos que elaboran: fuet, longaniza y salchichón. Antes de la visita a la fábrica, David nos explicó los cambios que está experimentando la alimentación, según distintos estudios del sector.

Los embutidos de Casa Sendra se elaboran sin colorantes, ni lactosa, ni gluten…

Compramos los alimentos por placer, sabor, conveniencia, salud y hábito, en este orden de mayor a menor importancia

Aunque esté en cuarto lugar, los consumidores cada vez nos preocupamos más por nuestra salud y evitamos la sal, el azúcar o el aceite de palma; así como los ingredientes a los cuales somos o podemos ser alérgicos, como la lactosa y el gluten.

El corte de Jaén, así se llama a esta manera de presentar el embutido como si fuera turrón

De la presentación, me pareció también  muy interesante saber que el 69% de las personas quieren pasar más tiempo con su familia y amigos; el 60% desean tener buena salud física y, el 45%, también emocional; el 27% desea seguir una alimentación sana; el 14% dormir realmente bien, y el 10% contribuir de alguna manera a la sociedad. Son los datos extraídos de un cuestionario en el que se preguntaba a los encuestados cuáles eran sus tres primeras prioridades en la vida.

La verdad es que a mí todas me parecen importantes y es bueno recordarlas ahora que comienza el 2018 y todos tenemos nuevos deseos por cumplir y espero que también, seguir. Yo me he propuesto de nuevo adelgazar, con la ayuda de un coach, como ya os conté en este otro post.

¡Felices deseos, mamás de 40!

Postres típicos de Rusia para Navidad

Esta es una entrevista a Natalia Propavka. Me pareció muy interesante su historia, porque hace postres bellísimos. Llegó a Barcelona hace 17 años, con 21 recién cumplidos. Nunca pensó que se quedaría aquí más de medio año; al menos, esos eran sus planes por aquel entonces. Pero hoy ya tiene 38 años y sigue en la Ciudad Condal. La entrevistamos para conocer un poco más de los postres y dulces rusos, que ella cocina con verdadera pasión, ya que ¡es una artista!

¿Por qué te quedaste a vivir aquí?
Al llegar, entendí que me gustaba lo que estaba viendo. Es más: me enamoré de la gente tan amable, del buen clima y ¡cómo no, de la mejor comida del mundo!

¿Qué dejabas en Rusia?
Dejaba mis estudios de Derecho ya que, por aquel entonces, pensaba que algún día conseguiría ser abogada. A los dos años de estar aquí, conocí a mi marido y llevamos juntos 15 años. Después, vino de nuevo la época de estudios.

Natalia comenzó su pasión por los dulces cuando era una niña y vivía en Rusia

¿Qué estudiaste en Barcelona?
Estudié mucho: primero, turismo que, a su manera, me ayudaron a conocer más este país, su riqueza cultural, costumbres y tradiciones. En algún momento, decidí enfocar mi formación más hacia la gestión empresarial y estudié también un Master en Asesoría fiscal y otro en contabilidad -entre otros.

¿Qué hacías en tu tiempo libre?
En una vida paralela que no tenía nada que ver con todo eso, tenía mi hobby, mi pequeña afición a cocinar cosas dulces.

¿De dónde te vino esa afición?
Creo que mi primera galleta la hice cuando aún tenía 9 años. Me encantaba el proceso: ver cómo diferentes ingredientes, al juntarlos y trabajarlos, se convierten en algo sabroso y apetitoso. Después, aprendí a hacer la típica tarta rusa, la medovik, ya que no hay ningún ruso que no la sepa hacer y aún no he conocido a ninguno a quien no le guste.

¿Cómo se cocina esa tarta típica rusa?
Cada familia tiene su receta, que la guarda celosamente como la joya de la Corona. Hoy en día sigo haciéndola; eso sí, con mis modificaciones (por favor, no le digáis nada a mi madre que, si se entera, me deshereda).

¿Qué otro dulce ruso típico hay?
También hay las galletas rusas, que se llaman pryaniki. Si miramos en los libros, descubrimos que las primeras menciones sobre ellas aparecen hacia el S. IX. Se llamaban “Pan de miel” y las hacían de harina de centeno, zumo de frutas y miel. Pero la miel tenía que ser la mitad de todos los ingredientes.

Las galletas de Natalia con personajes infantiles muy actuales

Si que es histórica esta galleta…
Unos siglos más tarde, les empiezan a añadir otros ingredientes que les llegaban de la India y oriente, como pimienta negra, limón, menta, clavo, jengibre. Y, para darles este característico amarillo, le añadían azúcar convertido en caramelo.

¿En qué ocasiones se cocinan los pryaniki?
Los pryaniki se hacían para bodas y bautizos, como decoraciones para árboles de Navidad, para regalar a invitados de mucho honor… Y, cuanto más grande era y más pesaba, más respeto se mostraba al agradecido.

Según las tradiciones de algunas regiones, se tenía que esperar un año para comer un pryaniki, que te regalaban en Navidad

¿Cómo haces hoy en día estas galletas?
Para mantener la tradición viva, seguimos haciendo galletas con las recetas lo más parecidas a las tradicionales y, por su puesto, las decoramos con la glasa. Y, en estas épocas navideñas, qué puede ser mejor regalo que la galleta hecha como antes.

Nuestra entrevistada tiene una sabrosa afición: cocinar platos muy dulces

¿Te gustaría estudiar cocina?
En octubre de este año, decidí profundizar mis conocimientos de pastelería y creo que he acertado de pleno con mi elección. Creo que con la ayuda de los profesores de la escuela Hofmann llegaré a ser una gran profesional. Y, por cierto ¡la semana que viene empiezo a hacer los turrones!

La película Una razón para vivir | una pareja que lucha por su amor

La película ‘Una razón para vivir’ narra la historia de un matrimonio que, al poco de conocer que están esperando un bebé, tienen que enfrentarse con una trágica noticia. El marido está enfermo de polio, lo cual le provoca una parálisis de todo el cuerpo.

Al comienzo, el marido es incapaz incluso de hablar. Sin poder moverse, entra en una profunda depresión, al verse encerrado en el hospital con otros enfermos como él. Se siente como si estuviera en una cárcel. Está tan deprimido, que no quiere ni que su mujer lo visite ni ver a su recién nacido.

Esta película no deja indiferente y muestra la tenacidad de este matrimonio ejemplar

Un día, le pide a su mujer que le saque del hospital donde está enchufado a una máquina para respirar. Y, contra la opinión del director del centro, ella decide sacarle. Darse a la fuga, vaya.

La película se estrenó el 17 de noviembre y está basada en la historia real de Robin Cavendish. El protagonista fue de las primeras personas que, con una parálisis total sale del hospital para vivir en su casa. Cuidado en todo momento por su esposa, una mujer excepcional, el protagonista recupera sus ganas de vivir.

El protagonista también alegra la vida de sus amigos, gracias a su inagotable sentido del humor

La pareja viaja por Alemania y Reino Unido para demostrar que una persona inmóvil puede vivir en su casa. Hay que pensar que en aquella época (años cincuenta y sesenta) era completamente impensable. Gracias a su amor y sus ganas de luchar, el marido consigue vivir hasta que su hijo es adulto.

Sin duda, otro estreno que vale la pena, al igual que la última de película de Isabel Coixet, La Librería.

La librería, la última película de Isabel Coixet

Sencillamente deliciosa. Esta es la palabra que eligiría si tuviera que describir con un solo adjetivo la última película de Isabel Coixet. La Librería es una novela de Penelope Fitzgerald, escritora que ha sido comparda con la mismísima Jane Austen, que cuenta cómo a finales de los años 50, Florence Green decide hacer realidad uno de sus mayores sueños: abrir una pequeña librería en Suffolk, un pueblo de la costa británica.

La protagonista asegura que ‘entre libros nadie puede sentirse solo’

Florence es una mujer culta y con mucho coraje que con esta librería quiere de alguna manera recordar a su marido fallecido durante la I Guerra Mundial y del que estaba profundamente enamorada, porque -entre otras cosas- se conocieron en una biblioteca y, una vez casados, él le leía libros. Pero para su sorpresa, esta decisión desatará todo tipo de reacciones envidiosas entre los habitantes de la localidad, la mayoría de los cuales se descubre que son unos mezquinos (seguramente, porque no leen).

“Mi misión es demostrar que, en efecto, Florence nos ha inspirado a todos a luchar por las causas justas’ – Isabel Coixet

La Librería es también un homenaje a tantas y tantas librerías que hoy en día están cerrando por falta de lectores y por las nuevas tecnologías. Es una exaltación a la importancia de la lectura, para tener criterio propio, saber pensar y tener una vida más plena. Y, también, es un homenaje a todos esos niños maravillosos que, como la protagonista infantil de esta historia nos llenan de ternura y sentido común.

Es una película para reflexionar mientras disfrutas con la interpretación de las actrices y los actores

Los protagonistas de esta película son soberbios: Emily Mortimer (como Florence Green), Bill Nighy (como Mr. Brundish), o Patricia Clarkson (como Mrs. Gamart). Si a eso le sumamos una historia con trasfondo romántico y una filmación al más puro estilo de las películas y series de la BBC, por la ambientación, el vestuario y la interpretación en un inglés british que entiendes a la perfección ¡no te la puedes perder!

La Librería. Estreno en cines el viernes 10 de noviembre.

Ici et Là, diseño hecho a mano en Barcelona

Hay un lugar que me atrapa cada vez que paso por delante. Está en mi zona favorita de Barcelona, el barrio de El Born. Los viernes, antes de realizar mi evento de Cardio Gap Electronic, me doy el gustazo de cruzar uno de los pasajes más maravillosos de la Ciudad Condal: el que lleva de la calle Trafalgar a la calle d’en Monec el Passatge Sert.

Sinceramente, no soy una persona que ponga demasiado énfasis en la decoración interior. Yo suelo ser práctica, siempre lo he sido. Pero cuando encuentro un lugar con tanto encanto como Ici Et Là, no puedo hacer otra cosa que parar a observar.

Ici et Là es un showroom en Barcelona dentro de este pasaje con tanto encanto que une La Ribera/El Born y L’Example. Antigua fábrica textil, ejemplo de la arquitectura industrial catalana del principio del siglo XIX.

Ici Et Là significa de aquí y de allá y la idea es exponer artistas, diseñadores y artesanos de aquí, europeos y, también, de allá, como son los productos que traemos de Asia, África, América del sur y otros lugares del mundo’ – Isabelle Duvois, propietaria

Puerta de entrada a Ici Et Là

Siempre paso por delante con algo de prisa, pero el viernes pasado me di el lujo de llegar con tiempo y entrar, mirar los objetos detenidamente y hablar con la dueña Isabelle Duvois, geóloga procedente del noreste de Francia, cerca de Bélgica.

Isabelle, con una amabilidad y una elegancia que te abruman, me explicó detalles sobre algunas piezas y quedé absolutamente fascinada, sobre todo, de un sofá metálico, que podéis ver en la foto más abajo. Aunque de entrada parece incómodo, nada más lejos de la realidad.

Me fascinó este sofá metálico

A veces, cuando eres una mamá de 40, todo pasa tan rápido que no tenemos ni tiempo para parar a adminar la belleza de los objetos.

En este showroom precioso, los objetos hechos a mano son el auténtico lujo, las materias utilizadas en su estado natural o recicladas son pequeñas series, ediciones limitadas o piezas únicas, en colores llamativos y pastel, que parece que tienen vida propia.

La iluminación cálida y acogedora alberga unas lámparas espectaculares

“Un objeto puede tener tanta fuerza como un cuadro: puede hacerte soñar como una pieza artística y es más como un arte útil’

Desde que soy autónoma y tengo mi propio espacio entre semana para mis sesiones de Pilates, cuido al detalle la calidez de la luz: me encantan las velas aromáticas, adoro los colores burdeos y en Ici Et Là me han dado muchas ideas. Además, ha sido muy refrescante pasar un tiempo escuchando a Isabelle hablandome sobre las obras y otros objetos bellísimos.

Totalmente recomendable, es una alegría para mi vista todos los viernes antes de iniciar mi evento en Anaglifos Art Factory.

Ici Et Là. Pasaje Sert 5. Barcelona.

 

Sapelly, una coctelería con estilo

Esta semana, hemos tenido ocasión de conocer una nueva coctelería en el corazón del Eixample de Barcelona. Se llama Sapelly y ofrece unos cócteles espectaculares. La dueña de la coctelería es Montse Vila, que pertenece a la tercera generación de restauradores al frente del Bar Nuria, que ya ha cumplido 90 años en la parte alta de la Rambla, frente a la fuente de CanaletasAlessandro Martino, por su parte, es el alquimista de esta coctelería que seguro que te sorprende con sus propuestas y mezclas.

Cada cóctel cuenta una historia, porque responde a cómo estás, dónde estás y con quién. Para que cada sorbo se convierta en una experiencia de principio a fin. Entre las especialidades de Alessandro, destacan los tradicionales Dry Martini y Gin-tonic. Si quieres descubrir creaciones únicas, te recomiendo los cócteles de autor: el Summer Limo, con vodka Ketel One, Yuzu limón japonés, albahaca, sirope de vainilla, limoncello, tónica; el Love Mule, a base de Brockmans gin, zumo de pomelo, sirope de vainilla, bitter de rosas, ginger beer, y El Secreto de Alicia, con Aperol, St. Germain, Gin Martin Miller’s y… ¡Clara de huevo!

El local es auténtico y pequeño, muy estilo inglés. Tiene mesas altas y una barra señorial de madera Sapelly, que es de donde proviene el nombre del local. Esta madera proviene de un árbol del África tropical y tiene un color rojizo que con el tiempo tiende a oscurecerse y que dura mucho tiempo. La coctelería, además, cuenta con una terraza en la calle que abre todo el año.  La decoración recuerda un clásico de la ciudad, la coctelería Jordy´s. Es, desde luego, toda una experiencia.

Sapelly.  c/ Casanovas, 91. Barcelona.

(Fotos: Sapelly)