¿Es malo razonar lentamente?

Creo que razono lentamente. Hace unos años que me preocupaba. Pero recientemente leí una frase de Aristóteles que me encantó.  El filósofo griego decía ya en su época que “El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona”. ¡Me ha salvado la vida esta gran reflexión!

Yo soy de razonar lento. No sé si a vosotras también os pasa. A mí a veces me sueltan algo tremendo y no contesto. Me quedo callada porque no sé qué decir en ese momento. Cuando pasa un tiempo, lo medito y me salen bastantes respuestas. Pero en el momento justo, no.

razonar-lento-mamasde40

Que razones de manera lenta, en el trabajo, a veces es tremendo. Aunque una vez lo hablé con un coach y me dijo que si el jefe o la jefa me planteaban alguna cosa y no sabía qué contestar, que retomara esa conversación en otro momento. Y casi mejor, porque puedes hacerlo, cuando estéis más tranquil@s y, por tanto, el jefe o la jefa, más receptiv@. De esta manera, podía hacerle entender que yo también tenía mis argumentos.

Hablar en otro momento

La verdad es que la recomendación del coach me gustó. Si en el momento en el que te sueltan algo, no sabes contestar bien, párate a reflexionar y habla de nuevo un tiempo después. Siempre es mejor que soltar algo de lo que luego te puedas arrepentir, ¿no crees?

“Hoy en día, la mayoría de las personas no piensan y sueltan lo primero que se les pasa por la cabeza, por ejemplo, en las redes sociales…’

Creo que el hecho de no contestar al “tuntún” es un honor. Es mejor ser reflexiva y de pensamiento lento. Aunque en el momento te quedes sin saber qué contestar y puedas llegar a parecer incluso un poco tonta. Me da igual. Prefiero eso que ser irreflexiva y decir la primera barbaridad que me pase por la cabeza. Cuando he contestado casi sin pensar, luego siempre me he arrepentido.

Foto de portada de Foter.com

En el trabajo, ¿las mujeres nos vendemos peor que los hombres?

Creo que muchas mujeres nos vendemos peor en el trabajo que los hombres. Seguro que estás de acuerdo conmigo. En mi anterior empleo, tuve ocasión de coincidir con un compañero que transmitía una seguridad pasmosa. Con sus gestos, su voz firme… se le veía muy convencido de sí mismo. Me pregunté si yo también transmitía esa misma seguridad y, aunque me cueste reconocerlo, la verdad es que no. Así que ‘Houston, tenemos un problema’.

comunicación femenina en el trabajo
Foto de Foter.com

No sé si es porque soy la penúltima de una familia numerosa, que se ha criado sin voz ni voto. O porque he estado trabajando muchos años con mis jefes en Madrid y la comunicación a distancia era muy difícil y he perdido la práctica. O porque soy demasiado de quedar bien. Pero el caso es que muchas veces transmito inseguridad con mi manera de actuar y eso pone nerviosos a los jefes.

Según la experta Teresa Baró, muchas mujeres dan imagen de fragilidad y humildad con su imagen corporal y sus expresiones

Navegando por Linkedin, leí una entrevista que le hacían a Teresa Baró, que es especialista en comunicación y me encantó. Esta experta decía que muchas mujeres se comunicaban de tal manera que transmitían un papel discreto, como para no molestar. Y, añadía, que “hay que ayudar a las mujeres a que se sientan seguras en la visibilidad y en la comunicación profesional“.

No siempre me ha costado demostrar seguridad en el trabajo, pero en algunas ocasiones, no lo he sabido hacer bien. Para aclarar mis dudas, estoy leyendo el libro de Teresa Baró, Manual de la Comunicación Personal de éxito (ed. Paidós Divulgación). He quedado con la autora que nos veríamos a partir de junio, ya que antes tiene que publicar otro libro. Así que prometo más contenido sobre este tema (mientras tanto, aquí tienes nuestro anterior post de la sección de trabajo).