Nuevo tratamiento para el cabello de Kérastase

Hace pocos días, tuve la excepcional ocasión de probar la nueva línea de productos capilares de Kérastase en un ritual de ensueño. El primer lujo supremo fue el centro donde realizaban el tratamiento capilar: en Bo Beatuy Obsession, el salón de belleza de moda de Barcelona. Si no lo conoces, vale la pena que te pases. El alma mater del salón es Jaume Solé, a quien conozco desde hace unos 20 años y puedo decir que es de los mejores profesionales de peluquería que tenemos en la Ciudad Condal (a modo de anécdota contaré que a mí me peinó el día de mi boda).

El segundo lujo fue conocer la nueva gama de productos de Kérastase, que se llama Aura Botánica. Tienen un 98% de ingredientes de origen natural y están pensados para pelos no coloreados, aunque yo, que ya los tengo coloreados porque soy una mamá de 40, noté también muchísimo sus efectos. Los ingredientes tienen un aroma maravilloso, a base de aceites de coco de Samoa, de argán de Marruecos, de aguacate, de jojoba y de esencial de naranja dulce, con extracto de romero y agua de rosa de Damasco. Y todos ellos tienen la garantía de que provienen de un comercio justo y sostenible.

El ritual fue sencillamente un lujazo. Primero, la esteticista te da un masaje de manos con el Concentré Essentiel, de manera que empiezas a concentrarte en relajarte. Este mismo concentrado, te lo aplica en el cabello, que previamente ha separado por partes. Para absorber el aceite del cabello, utiliza una esponja Konjac cien por cien natural. Es el momento de lavarlo dos veces con el Bain Micellaire, mientras te da un masaje craneal. A continuación, pone unas gotas de Concentré Essentiel en el Soin Fondamental, para dejarlo actuar en el cabello durante cinco minutos. Para extraer el concentrado, la esteticista te da de nuevo un masaje relajante desde la cabeza hasta detrás de las orejas, con las palmas de las manos. Antes de secarte el cabello y, para dar más brillo, te aplica unas gotas de Essence d’Éclat en sobremedios y puntas y, también, a modo de acabado. ¿El resultado? Tú misma puedes verlo en mi foto: mi cabello brilla de pura salud.

Siempre digo que no sólo debemos de reservar hora para un masaje corporal o facial. El cabello también necesita sus cuidados y en este tipo de rituales te relajas tanto o más que con otros tratamientos de otras partes del cuerpo. Y con la ventaja de que, además, damos un plus de hidratación al cabello, que buena falta le hace, ¿no creéis?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *